PuertoVallarta.net Logo Puerto Vallarta a un click de distancia
Lista de correos de PV    
 
space
English Version English version

Reservaciones

Hoteles y Resorts Hoteles | Ofertas
Tours y Actividades Tours y actividades
space

Información

Guía de viajes para Puerto Vallarta Guía de viajes
Restaurantes Restaurantes
Vida Nocturna Vida Nocturna
Lista de Webcams Lista de Webcams
Clima y tiempo Clima y Tiempo
Calendario de eventos y feriados Calendario de Eventos
Bancos Bancos | Cajeros ATM
space

Servicios

Actualizaciones y noticias Actualizaciones
Opciones de medios sociales e interactivos Sociales e Interactivo
Salud, farmacias y hospitales Salud y Hospitales
Tiempos Compartidos Tiempos Compartidos
Bienes Raices Bienes Raíces
space
PuertoVallarta.net Logo
 

Inicio > Sobre Puerto Vallarta > Sobre México

Manjares Navideños Mexicanos

Por Mónica Lavín

La Navidad, con voz aguardentosa,
llama a dócil puerta del estómago.
Los paradores ostentan detrás
de los cristales, empañados por el frío,
todas las obras maestras de la glotonería.
Manuel Gutiérrez Nájera, escritor Mexicano del Siglo XIX

Parte I: Introducción

Las fiestas navideñas son en México momento de celebración donde la comida viste el ritual de los convites anuales. La conmemoración católica del nacimiento de Cristo fue incorporada al ritual pre-hispánico, en el cual el 26 de diciembre -dieciséisavo mes en el calendario azteca- se recordaba el descenso del dios Huitzilopochtli y se invocaba la bajada de agua en la primavera: el atemoztli.

Manjares navideños mexicanos

Manjares navideños mexicanos

Para esto, los mexicas practicaban el auto-sacrificio, hiriéndose a sí mismos para obtener sangre de lenguas, orejas, pantorrillas, miembros viriles, a fin de que los dioses no se enojaran, después de lo cual ofrendaban y comían tamales de masa y legumbres.

No podían comer otra cosa que no fuera aquella comida especialmente preparada para la ocasión. Pasaban el resto de la noche en vela, con fogatas para resistir el frío en el patio del templo.

Diego Rivera

El espíritu religioso, la veneración de los dioses, las ofrendas y los rituales eran parte del pueblo conquistado por los españoles, que con el tiempo fue adaptando y modificando sus celebraciones de acuerdo con los cánones de la nueva cultura. Y si bien durante los primeros años de la Colonia en muchas regiones de la Nueva España la Navidad se celebraba, siguiendo la tradición católica, con comidas de vigilia, en las que los guisos de carne no estaban presentes, la comida navideña -sea la cena de Nochebuena o la comida del 25 de Diciembre- que se desarrolló en los siguientes siglos refleja la incorporación de las cocinas de ambas culturas.

En las mesas de hoy se puede degustar, con variantes regionales, un menú navideño que es reflejo de este mestizaje cultural, aunque en las grandes ciudades algunos sectores de la población se inclinaron por las costumbres europeas.

Apertivo: Comidas de Posada

Las celebraciones navideñas comienzan con las mexicanísimas "posadas", modalidad que utilizaban los frailes en su proceso de evangelización y que junto con las pastorelas, que tenían los mismos fines didácticos, arraigaron en el país.

Posadas, una tradición muy mexicana

Posadas, una tradición muy mexicana

Las posadas comienzan nueve días antes de que nazca Jesucristo y en ellas se escenifica la procesión de María y José rumbo a Belén. Se organizan entre los vecinos de una calle, en las escuelas, trabajos, casas particulares, y las tareas se reparten entre los participantes.

Entre canto, escenificación y los palos a la tradicional piñata -que originalmente tenía siete picos como los siete pecados capitales- la abundancia se derrama cuando del vientre de la cazuela adornada de papel salen las frutas de la temporada: tejocotes, cañas, cacahuates, mandarinas.

Las frutas son -exceptuando los cacahuates- base de los deliciosos ponches con los que se caldea el cuerpo en las noches frías de los alegres festejos.

Ponche navideño

Ponche navideño

Servido en ollitas de barro, el ponche navideño -que puede llevar piquete si lo desea el comensal, es decir, un añadido de algún aguardiente- tiene ese dulzor de la estación que es propio de las fechas. La bebida es dulce y se toma a sorbos y cucharadas, pues la pulpa de la fruta macerada entre azúcares y hervores se deslíe en la boca para placer de los invitados.

La canasta de frutos de la piñata provee de los cacahuates ľuno de los legados de México a la gastronomía del mundo- que se descascaran durante toda la noche para mantener despiertos y entretenidos a los comensales.

Piñatas Mexicanas

Piñatas Mexicanas

En las posadas se suele comer tamales, que se extraen humeantes de grandes ollas o vaporeras. Cada región singulariza este envoltorio de hoja de maíz o plátano y añade a la masa la carne, marisco o vegetal y salsa que son propios de la región.

El tamal es el itacate de los antiguos habitantes de México. Itacate, que es la palabra náhuatl (iztacatl) para bastimento, es un portador de viandas para el que no se necesita plato ni cubierto.

Resto del artículo

Más:

Resto del artículo

Parte II: Mole de Guajolote y Conquista del Tomate

Parte III: Sabores Prehispánicos y Dulces Finales

Más:

Más Sobre Mexico

Tequila

Platos de Vallarta

México y Tradiciones


space
Inicio | Nosotros | Privacidad | Términos y Condiciones | Mapa Sitio | Contáctanos | Publicidad

© 1999-2016. Puerto Vallarta Vacations

Escribe a PuertoVallarta.net

Escribe a puertovallarta.net