En

Homenaje a John Huston y Richard Burton en 1978

Ahora que Puerto Vallarta se alza como uno de los principales destinos turísticos de México y poco a poco se hace nombre a nivel mundial, es difícil imaginarse los orígenes humildes de esta ciudad.

Es importante, como lo menciona el autor de esta nota, mantener en la memoria los sucesos que marcaron y ayudaron al desarrollo y crecimiento de la ciudad y los personajes que, a veces sin querer, fueron artífices del destino actual de Puerto Vallarta. Entre estos personajes son cruciales John Huston y Richard Burton, a quienes inevitablemente debemos agregar a Elizabeth (Liz) Taylor.

Esta nota de 1978 recuerda un homenaje llevado a cabo para estas personas tan famosas en el mundo del cine de Hollywood a 15 años de haberse estrenado la película "La Noche de la Iguana".

Evento homenaje 1978 Puerto Vallarta John Huston Richard Burton y Susan HuntINICIO DE LA NOTA


No cabe la menor duda que un pueblo con memoria histórica es aquel que no olvida los acontecimientos importantes que le dieron vida. Es por eso que en esta ocasión quiero recordar a dos personajes de talla internacional, cuya actividad en el medio artístico les dio fama y fortuna. Hoy en día representan para nuestro municipio uno de los principales detonantes que sirvieron de base para que este destino turístico se diera a conocer en el mundo. Me refiero al Sr. John Huston y Richard Burton (q.e.p.d.), a quienes tuve el honor de conocer personalmente, reiterando su sencillez y su gran don de gente, así como su espíritu humanista.

Señalo también que se buscó la forma de invitar a Liz Taylor quién acompaño al Sr. Burton en la filmación de la película “La noche de la Iguana”, pero no actuó, en aquel tiempo era su pareja, y juntos gozaron de las delicias de nuestra costa.

El homenaje

Fue precisamente en marzo de 1978, cuando surgió la idea de la familia turística vallartense, de rendir un emotivo homenaje en vida a estas figuras estrellas del cine internacional. Siendo los coordinadores del evento el C.P. Juan José Loredo León y su servidor C.P. Humberto Famanía Ortega, la verdad fue una excelente conjunción de esfuerzos que dieron el fruto deseado; mostrar el agradecimiento del pueblo a personajes de ésta talla.

Susan (Suzy) Hunt & John Huston 1978

Se escogió como escenario la plaza de armas de esta cabecera municipal, ya que era el pueblo mismo quien rendía este reconocimiento en señal a su participación en la promoción, pero sobre todo el haber elegido esta tierra prodigiosa, para tener su casa y sentirse vallartenses. Todavía recuerdo la alegría demostrada en las caras de los homenajeados, se sentían en familia, disfrutando de aguas frescas y algunos platillos típicos sentados en una banca como cualquier ciudadano, demostrando su cariño por la hospitalidad del pueblo.

Lo más importante fue precisamente la unión de todos los prestadores turísticos con las autoridades locales, para hacer un evento muy especial al estilo de los jaliscienses en donde predominó la música y los bailables folklóricos de la región. Todo el programa se llevó con un orden en el que se demostraba el orgullo de tenerlos con nosotros, prueba de los comentarios periodísticos de diferentes medios de comunicación a nivel nacional e internacional. Contando como excelente jefe de ceremonia a mi amigo Don Ismael Macías Garibay que siempre se distinguió con su colaboración permanente en el fomento al turismo.

El testimonio de la prensa nacional

Por creer de suma importancia dicho evento, me permito mencionar lo escrito en uno de los diarios de mayor prestigio en nuestra Nación, “El Sol de México” por el columnista Don Mario E. Riaño, prestigiado periodista de la sección de espectáculos al cubrir dicho homenaje. Sin duda alguna que causo buena impresión el hecho que se desbordaran más de tres mil personas para ser testigos de este acto que nunca se olvidará.

Es por eso que a continuación transcribo el artículo de este señor, con el único objetivo de dar a conocer a muchos vallartenses parte de la historia de un gran hecho que marco por siempre la ruta trazada de nuestro pueblo, para su consolidación turística.


El Sol de México - Puerto Vallarta Jalisco., Marzo 13 de 1978.-

John Huston y Richard Burton, dos grandes de la cinematografía mundial radicados en este bello puerto, fueron declarados “Amigos Distinguidos de Jalisco”-título que sólo tenía el desaparecido Bing Crosby-, en una pintoresca fiesta mexicana celebrada en la plaza principal de esta ciudad. Huston, el mas emocionado por el acto, fue quién descubrió a través de su premiada película “La noche de la iguana”, que filmará hace más de 15 años con Richard Burton, Ava Garner, Debora Kerr, Sue Lyon. Burton menos expresivo aunque cordial y satisfecho, dándole verdadera importancia a su bellísima nueva esposa Susan, comentó: “Esto (el homenaje), hace que la labor del cineasta sea de las actividades más grandes de la humanidad.

El Presidente Municipal, Eugenio Torres y el subdelegado de turismo en Guadalajara, Ing. Álvaro Preciado, entregaron a los homenajeados los diplomas, placas y nombramientos respectivos como “Amigos Distinguidos de Jalisco”. Fue un acto eminentemente popular y entusiasta. La gente del pueblo se confundió con dos de las gentes (sic) que por su labor artística indudablemente hicieron surgir a Puerto Vallarta en el panorama turístico mundial. Los centenares de turistas que casualmente paseaban por el kiosko vallartense, se extrañaron de la presencia de esas dos figuras señeras del mundo cinematográfico de todos los tiempos, los aplaudieron, los saludaron, se fotografiaron con ellos, los acosaron a preguntas.

En una fiesta mexicana y más jalisciense no podía faltar el alegre mariachi, los bailables típicos de la zona, los niños echando lienzos y manganas; el kiosko profundamente iluminado, John, Richard y Susan gozaron de las bandas de guerra, las carretas de principio de siglo, los charros y las chinas poblanas que abrieron un breve desfile y dieron paso a la fiesta popular. El confeti y el de china en recuadros calados y el ruido de los silbatos que hacia sonar la chiquillería, dieron más colorido al acto que emocionó por su sencillez y por la entusiasta participación de personas del todo el mundo. Un funcionario federal quiso destacar a tal grado la importancia del cine en el desarrollo de esta población, que obviamente en ese plan mencionó la colaboración, ciertamente valiosa de la señora Taylor ex esposa de Burton, Richard (¡como estaría tan cordial!), sólo apretó la mano de su bella consorte actual y cambió sonrisas con ella, miró a su gran amigo Huston y le cuchicheó algo al oído.

Los esposos Burton acababan de comprar una casa en el centro de la ciudad, a 9 calles del kiosco. A la misma distancia, sólo que al sur, se localiza la residencia de Liz Taylor. Huston, por su parte vive en la punta de la bahía vallartense, desde hace unos cinco años.

Durante el acto el Delegado de Turismo del Puerto, Humberto Famanía, destacó la sencillez de los homenajeados “que fácilmente se confunden con su pueblo, entienden su espíritu y se amoldan a su cultura”. Acostumbrados a los galardones y a las muestras de simpatía popular, sin embargo los homenajeados disfrutaron de la especial hospitalidad de los vallartenses y del excelente clima. Se acercaron a los puestos de tacos y enchiladas y como en buena “kermés”, a los botes de tamales y garrafones de agua de chía y de horchata. Y mientras los turistas que accidentalmente se toparon con dos ídolos del mundo fílmico, se quedaron a gozar de la fiesta pueblerina mexicana, los nuevo “Amigos Distinguidos de Jalisco”, fueron objeto de una cena muy íntima, a la que sólo asistieron representantes de los poderes federales y estatales, y de las fuerzas vivas de la población.
Entre el mundo de la somnolientas olas del pacífico, y la calidez que ofrecía una luna en cuarto menguante, Burton, vestido todo de azul, resaltó: “No se que ha pasado aquí, pero verdaderamente ¡que diferente es el Puerto Vallarta de hoy al de hace 20 años!”. Richard ya estaba cansado; a veces se notaba fatigado, lo que no hizo perder su humor al enterarse que el Vicecónsul había olvidado agradecer los vinos servidos por una empresa vitivinícola mexicana; el mismo se paró a decir “el comercial “,Huston, había ya agradecido el “inmerecido homenaje”, pero tuvo paciencia para agregar a este enviado especial: “Digan que sabré ser buen amigo de Jalisco”; al fin de cuentas, siempre viviré aquí…”

La fiesta popular había comenzado a las 20.00 hrs. La cena privada (sólo con rigurosa invitación se podía disfrutar de ella), concluía pasada la media noche. Burton y su hermosa Susan, se dejaron llevar a su nueva casa; Huston y sus dos secretarias insistieron en abordar un taxi para ir a un hotel y no viajar hasta la lejanísima residencia. Honor a quien Honor merece. Ya hay dos nuevos “Amigos de éste paradisíaco Puerto”.


Así termina este reportaje que deja en los vallartenses un excelente recuerdo. Me siento sumamente orgulloso el saber que existen hombres y mujeres que en su alma y corazón siempre estará la prosperidad de nuestro Paraíso. Así como ellos dejaron para nuestro destino turístico su amor, dando lo mejor e inclusive en la cúspide de sus carreras, siempre pronunciaron con orgullo el nombre de su Puerto Vallarta querido, lugar donde se funde la naturaleza con sus habitantes que hacen sentir en lo más profundo el deseo de vivir a plenitud.

“Todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar”.
(Eugene Ware)

Por: Humberto Famanía Ortega