Logotipo de PuertoVallarta.net Puerto Vallarta a un click de distancia
 
 

Reservaciones

Hoteles y Resorts Hoteles y Resorts
Tours y Actividades Tours y actividades
Paquetes de vuelos con hotel Paquetes Vuelo + Hotel
Car rentals Renta de Autos

Información

Guía de viajes para Puerto Vallarta Guía de viajes
Restaurantes Restaurantes
Vida Nocturna Vida Nocturna
Lista de Webcams Lista de Webcams
Clima y tiempo Clima y Tiempo
Calendario de eventos y feriados Calendario de Eventos
Bancos Bancos | Cajeros ATM

Servicios

Actualizaciones y noticias Actualizaciones
Opciones de medios sociales e interactivos Sociales e Interactivo
Salud, farmacias y hospitales Salud y Hospitales
Tiempos Compartidos Tiempos Compartidos
Bienes Raices Bienes Raíces
PuertoVallarta.net Logo
Historia de Pto. Vallarta

Historia de Puerto Vallarta

La historia de nuestra querida Puerto Vallarta es bastante interesante, con altos y bajos, con suerte y con desventuras, pero todo nos llevó a ser lo que somos ahora, una ciudad con alma de pueblo y habitantes cálidos y sinceros.

Inicios

Durante la primera parte del siglo XIX, la boca del Río de Cuale estaba habitada principalmente por cocodrilos, no había prácticamente ningún morador humano.

Entre la sierra escabrosa, el océano y el poderoso Río de Ameca, este bello pedazo de geografía mexicana permaneció aislado del resto del mundo.

Los focos de actividad económica estaban en las montañas, en los pueblos de Cuale, San Sebastián y Mascota, dónde abundaban las minas de plata.

Ver fotos históricas
Ver fotos comparativas del pasado y el presente

Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe

Vista de la Capilla de Guadalupe todavía sin su corona

Hoy, los visitantes pueden disfrutar una vista impresionante desde cualquiera de las colinas que rodean la ciudad. Puerto Vallarta se localiza en la Costa del Pacífico, en una de las más grandes bahías del mundo (miembro del club "Las Bahías más Bonitas en el Mundo" [visite sitio web]).

La Bahía Banderas mide 42 kilómetros de norte a sur. El límite norte de la bahía está en Punta Mita que es el fin de las montañas de la Sierra de Vallejo, y al sur, la bahía termina en Cabo Corrientes, parte de las colinas de la cordillera Sierra de Cuale.


En 1851, Don Guadalupe Sánchez Torres, originario de Cihuatlán, Jalisco, empezó a hacer entregas regulares de sal a Las Peñas, el nombre original de Puerto Vallarta.

La bahía ha sido conocida desde el siglo XVI cuando los soldados españoles, durante las expediciones hacia Baja California (o isla de perlas, como ellos lo llamaron), llegaron a sus playas para conseguir agua, leña y comida fresca para sus naves. Hay muchas crónicas de ese tiempo que mencionan la belleza del litoral, la fertilidad de la tierra y la seguridad de los puertos que la bahía ofrecía a sus naves.

Malecon de Puerto Vallarta en los 1950's

Paseo del Malecón en los 1950's

Durante el siglo XVI, era una necesidad vital tener puertos seguros a lo largo de la Costa del Pacífico para las naves que volvían de las Filipinas como refugio en caso de ataques de piratas.

También eran necesarios durante los largos viajes, y en viajes desde y hacia Oriente para que las naves pudieran ser reparadas si fuese necesario y las tripulaciones pudieran tomar provisiones. Uno de los primeros en proponer el establecimiento en la Bahía de Banderas fue el Capitán Pedro de Unamuno después del viaje que hizo a Filipinas en 1587.

Los navegantes famosos, como Sebastián Vizcaino, López de Vicuña y Gonzalo de Francis, más de una vez llegaron a estas playas y también propusieron el establecimiento de una colonia, pero sus peticiones nunca recibieron atención.

Se sabe que se construyó un astillero en la bahía en 1644 (probablemente donde hoy se localiza Mismaloya) y se construyeron dos naves para Bernardo Bernal de Pinadero que se usarían en la colonización de Baja California.

Plaza Principal vista desde la parroquia

Plaza Principal vista desde la parroquia

En documentos y en registros de barcos que datan del siglo XVIII, se hacen constantes referencias sobre buques balleneros y pesqueros que atracaron en la bahía. En ese tiempo, la Bahía de Banderas también era conocida como la Bahía del Jorobado debido al el número de ballenas jorobadas (yubartas) que se veían en ella.


En 1918, por decreto del Congreso, Las Peñas se transformó en municipalidad, y recibió un nuevo nombre: Puerto Vallarta en memoria del abogado ilustre y Gobernador de Jalisco, Don Ignacio L. Vallarta.

En el siglo XIX, el sitio que es hoy Puerto Vallarta se usó para la carga y descarga de suministros y materiales para las compañías mineras que trabajaron las minas de Cuale y San Sebastián. En ese momento el sitio se conocía como Las Peñas.

En 1851, Don Guadalupe Sánchez Torres, originario de Cihuatlán, Jalisco, empezó a hacer entregas regulares de sal a Las Peñas, ya que las minas requerían grandes cantidades para refinar la plata. Don Guadalupe realizaba estos viajes en su pequeño barco, desde San Blas o desde las Islas Marías.

Procesión en honor a la Virgen de Guadalupe

Procesión en honor a la Virgen de Guadalupe

Él y sus hombres armaron una pequeña construcción con troncos de árboles y palmas para tener un sitio dónde descansar y resguardarse del sol mientras la venta se cargaba sobre burros para el transporte hasta las minas.

A fines de 1851, Don Guadalupe decidió traer a su familia a Las Peñas de Santa María de Guadalupe, porque llegó temprano en la mañana del 12 de diciembre, la fiesta de Nuestra Señora Virgen de Guadalupe. Con la llegada de ésta y otras familias, poco a poco el pueblo creció, al igual que su economía. Algunas familias traían sal y otras empezaron a dedicarse a la agricultura o al ganado.

Familia fundadora Sánchez Torres
Familia fundadora de Puerto Vallarta, los Sánchez Torres Febrero 1915

Para 1880, Las Peñas tenía una población de 1,500 habitantes y más familias llegaban a establecerse en el puerto. Cinco años después, el 14 de julio de 1885, el puerto se abrió al tráfico marítimo nacional, utilizando oficialmente el nombre de Las Peñas.

Ese mismo año se estableció una Oficina de Aduana Marítima y al año siguiente el pueblo se declaró oficialmente un lugar político y judicial cuando el Congreso del Estado aprobó el decreto No. 210. Durante la última década del siglo XIX y la primera del siglo XX, Las Peñas progresó gradualmente gracias a los esfuerzos combinados de sus habitantes y al entusiasmo de Don Guadalupe.

Vista de Av. Juárez y la Iglesia de Guadalupe

Vista de Av. Juárez y la Iglesia de Guadalupe

Sin embargo, todo esto cambió con el descubrimiento de plata en Estados Unidos de América, lo cual derrumbó el precio del metal y la vieja prosperidad se volvió aflicción. Los mineros de los municipios de la montaña dejaron su recientemente adquirido comercio para volver a la agricultura. Ellos escogieron el fecundo Valle de Ameca, tan rico que producía tres cosechas de maíz en un año. En marzo de 1914, fue inaugurada la primera oficina de correo y en septiembre del mismo año se instaló un telégrafo.

El nuevo nombre: Puerto Vallarta

En 1918, por el decreto No. 1889 del Congreso, se le concedió a Las Peñas el título de municipalidad, así como un nuevo nombre: Puerto Vallarta, en memoria del abogado ilustre y Gobernador de Jalisco, Don Ignacio L. Vallarta.


11/11/1954, la aerolínea Mexicana de Aviación inauguró su vuelo Guadalajara-Puerto Vallarta. Aeronaves de México (Aeroméxico) había disfrutado un monopolio en la ruta a Acapulco, pero Mexicana encontró en Puerto Vallarta un destino para competir.

En 1925, cuando la Compañía de Fruta Montgomery compró aproximadamente 70,000 de los acres cercanos a Ixtapa, Vallarta empezó a florecer debido al exceso de trabajos disponible en las plantaciones de plátanos recientemente abiertas. Se construyó una vía férrea para transportar los plátanos de Ixtapa al estuario El Salado, donde se cargaban los barcos que los llevaban a Estados Unidos de América.

Esta operación acabó en 1935 cuando la Compañía de Fruta Montgomery tuvo que dejar México debido a una nueva ley agraria que acababa de entrar en efecto. Otros productos que eran cultivados en el área como el maíz, los frijoles, tabaco y pequeños cocos usados para obtener su aceite, fueron enviados al interior para ser vendidos en el mercado nacional.

Vista de noche del paseo del Malecón, 1950

Vista de noche del paseo del Malecón, 1950

Alrededor de 1930, turistas nacionales y extranjeros empezaron a venir al pueblo y regresaban año tras año; pasaban sus vacaciones disfrutando la tranquilidad y la gran belleza natural del puerto. Poco a poco, se corrió la voz y cada año llegaban más turistas.

Durante algunos años una nueva fuente de riqueza se encontró en los tiburones del área. Su carne y aletas terminaban en las mesas de restaurantes chinos de Nueva York, y durante la Segunda Guerra Mundial, el aceite de hígado de tiburón se dio como suplemento nutritivo a los soldados.


"En Los Ángeles conocí a un arquitecto y empresario de Puerto Vallarta llamado Guillermo Wulff [...] Estaba pensando en la ubicación para La Iguana, y Guillermo me instó que fuera a Mismaloya." John Huston

En 1951, cien años después de su fundación, Puerto Vallarta celebra en grande. Además la boda de Doña Margarita Mantecón, de una familia bien establecida de Vallarta, con un consejero del presidente mexicano, Miguel Alemán, fue motivo para espléndidas fiestas.

Tres naves llegaron a la bahía para saludar al pueblo con 21 disparos de cañón; tres aviones aterrizaron en Los Muertos, llenos de reporteros y camarógrafos; y se trajo una reliquia de la "Verdadera Cruz" a Vallarta.

Vista de la ciudad desde el cerro

Vista de la ciudad desde el cerro

El mundo descubre al pueblito

El 11 de noviembre de 1954, la aerolínea Mexicana de Aviación inauguró su vuelo Guadalajara-Puerto Vallarta. Aeronaves de México (AeroMexico) había disfrutado un monopolio en la ruta a Acapulco, pero Mexicana encontró en Puerto Vallarta un destino para competir con la famosa bahía en Guerrero. Los visitantes empezaron a venir de otros pueblos mexicanos y del extranjero. Entre ellos, Guillermo Wulff, ingeniero de México, D.F., y el famoso director de películas John Huston, quien escribió:

"Cuando vine aquí por primera vez, hace casi treinta años, Vallarta era un pueblo pesquero de unas 2000 almas. Había un solo camino al mundo exterior y era intransitable durante la estación de lluvias. Yo llegué en un pequeño avión, y primero había que ahuyentar al ganado del área en las afueras del pueblo para poder aterrizar". (Huston, 1980. Un Libro Abierto)

Reforzado por las intensas campañas de publicidad, Mexicana lanzó la ruta Puerto Vallarta-Mazatlán-Los Ángeles en 1962. Gracias a su afiliación con Pan American Airlines, esta promoción se vio por todo el mundo.

El Malecón y Hotel Paraíso

El Malecón y Hotel Paraíso (der.)

La llegada de Guillermo Wulff, como un invitado en el primer vuelo de Mexicana al pueblo, marca el principio de la segunda fase en la construcción material del pueblo. Fue él quién introdujo la cúpula como un elemento arquitectónico en varias casas que construyó entre el Gringo Gulch y Mismaloya, dónde obtuvo un muy oportuno contrato de 90 años.

"En Los Ángeles conocí a un arquitecto y empresario de Puerto Vallarta llamado Guillermo Wulff [...] Estaba pensando en la ubicación para La Iguana, y Guillermo me instó que fuera a Mismaloya. [...] y aunque Mismaloya era tierra indígena, Wulff dijo que él tenía un contrato ahí y podría construir allí lo que quisiera". (Huston, 1980. Un Libro Abierto)

Con su playa ancha y el bosque tropical como telón de fondo para el único set (el viejo hotel), expresamente construido para la película, el sitio era perfecto, y después de unos meses estaba listo para la primera llamada de "acción". Filmar, sin embargo, no fue exactamente sencillo. Gabriel Figueroa, el gran fotógrafo mexicano, tuvo momentos especialmente difíciles sacando e instalando el equipo de iluminación y plantas de energía en la selva con el mar como el único acceso. Era el año 1963.

Calle Juárez, 1957

Calle Juárez, 1957

Por primera vez, Puerto Vallarta recibió simultáneamente a las grandes estrellas de Hollywood, las celebridades nacionales, e intelectuales de E.U.A. Deborah Kerr, Ava Gardner, Sue Lyon y Richard Burton encabezaron el reparto que también incluyó a Emilio "El Indio" Fernández. Tennessee Williams, el autor de La Noche de la Iguana, frecuentemente visitó el set, siempre en compañía de Gigi, su querido perro poodle que, según John Huston, a menudo padecía de insolación.

Richard Burton y Elizabeth Taylor en "El Dorado" de Playa Los Muertos

Richard Burton y Elizabeth Taylor en "El Dorado" de Playa Los Muertos

Por otro lado, Liz Taylor, a veces acompañada por sus dos hijos, pasaba la mayoría del tiempo con Burton, de quien estaba profundamente enamorada. Encantados por la magia del lugar, Richard y Elizabeth compraron una casa, Casa Kimberley, y se volvieron el centro de un grupo bastante grande que, según los cercanos a ellos, ciertamente la pasaban muy bien.

John Huston construyó su casa en la pequeña ensenada de Las Caletas dónde vivió hasta poco antes de su muerte.

John Huston en Puerto Vallarta

John Huston en Puerto Vallarta

Esta extraordinaria reunión de celebridades, capturada en un lugar inusual y extraño fue demasiado tentador para la prensa internacional que pronto empezó a llegar en hordas. Además de los tabloides sobre las estrellas famosas, los medios de comunicación mostraron la belleza prístina del lugar. Desde ese momento, Puerto Vallarta dejó de ser "un secreto bien guardado esperando ser descubierto".

Francisco Medina Ascencio aboga por Vallarta

Ante las crecientes demandas del turismo, la necesidad de una respuesta adecuada de las autoridades e inversionistas se volvió inminente y el gobernador de Jalisco de 1965 a 1971, Francisco Medina Ascencio, estuvo ahí para promover el cambio.

A través de sus esfuerzos el pueblo se equipó con la infraestructura requerida para el desarrollo urbano de un destino turístico moderno. Sus esfuerzos y necesidades alcanzaron al Presidente mexicano y así, Puerto Vallarta ascendió a la categoría de ciudad en mayo de 1968, y se concedieron los fondos para construir un puente sobre el río de Ameca, la carretera costera de Barra Navidad a Puerto Vallarta, el camino de Compostela a Las Varas y Puerto Vallarta y el Aeropuerto internacional llamado Gustavo Díaz Ordaz en honor del presidente en turno.

Durante el gobierno de Medina Ascencio fueron construidos el hotel Camino Real y una sucursal del Banco Nacional de México (Banamex). Gracias a su influencia, la ciudad disfrutó pronto de energía eléctrica y telefonía. Además, se construyó el primer puerto en Jalisco en El Salado.

Uno de los grandes logros de Medina Ascencio fue conseguir que los presidentes de E.U.A. y México se encontraran en la recientemente designada ciudad. Él supo que esto daría una exposición internacional a la ciudad. Fuera de toda esta actividad promocional, el Presidente le dio la concesión a Air France para abrir un vuelo París-Montreal-Guadalajara-Puerto Vallarta, atrayendo así al turismo europeo.

Marina Vallarta

Marina Vallarta

En 1970, el Presidente firmó un decreto declarando el "desarrollo residencial y turístico en las tierras circundantes de Bahía de Banderas en los estados de Nayarit y Jalisco, así como las existentes comunidades" de conveniencia pública. Motivado por esto, el presidente expropió 1026 hectáreas que, en 1973, se comenzaron a regular a través de la fundación del Fideicomiso de Puerto Vallarta.

El cronista de la ciudad, don Carlos Munguía Fregoso, considera estos dos pasos como instrumentales en la edificación de Puerto Vallarta, pavimentando el camino para nuevas y significativas inversiones. Fue sólo después de 1973 que comenzó la construcción de grandes hoteles.

Dos años después de la apertura del Hotel Sheraton Buganvilias, en 1980, al final del periodo del Presidente José López Portillo, se devaluó el peso mexicano. Sin embargo, dice el proverbio, "la desgracia de uno, es ventaja para otros" y mientras el resto del país sufrió, Vallarta disfrutó un período de prosperidad, algunos dicen, todavía no superado.

"El año 1983 era especialmente bueno," dice don Carlos. "Con su presupuesto duplicado de repente, los visitantes extranjeros llenaron los restaurantes y estaban de pie en las largas colas delante de las tiendas que apenas podrían mantenerse al ritmo de las demandas de sus clientes". La clave para este dichoso florecimiento consistía en mantener los precios en pesos.

Marina Vallarta, vista con el faro

Marina Vallarta, vista con el faro

Vallarta se moderniza

Entre 1980 y 1990 la población casi se duplicó de 57,000 a 112,000 ciudadanos. Por 1985 el flujo de turismo e inmigrantes exigió, por un lado, la construcción de nuevos hoteles y por otro el desarrollo de opciones residenciales para sus empleados y ejecutivos.

El centro de Pto. Vallarta no era suficientemente grande para sostener esta expansión y nadie quiso ver edificios altos obstruyendo la vista de la bahía o destruyendo la típica atmósfera del pueblo mexicano de la ciudad.

Con mucho tino, los hermanos Martínez Güitrón, de Guadalajara, empezaron a construir la Marina Vallarta. Impecablemente planeado, el desarrollo finalmente incluiría una escuela, condominios, un sitio residencial, un centro comercial y grandes propiedades hoteleras. El adecuado trabajo en la Marina, con sus 450 espacios para botes y yates, se inició en 1986 y para 1990 la Marina estaba en pleno desarrollo. El proyecto estuvo básicamente acabado para 1993, antes de lo planeado.

Los primeros años de los noventa fueron duros para la ciudad; aunque el turismo nacional creció, el número de visitantes internacionales cayó. En 1993 el destino era el quinto en la lista de playas para vacacionistas mexicanos, después de Cancún, Acapulco, Mazatlán y Veracruz. Era crucial acabar con este declive.

Puerto Vallarta, ciudad turística

Puerto Vallarta, ciudad turística por accidente

El Fondo Mixto de Turismo de Puerto Vallarta se creó el 31 de mayo de 1996. Esta institución se ha encargado subsecuentemente del manejo de los fondos creados a través de un impuesto del dos por ciento en la ocupación de cuarto de hotel.

Afortunadamente, se decidió usar el 100% de estos fondos promoviendo el destino nacional e internacionalmente. Los esfuerzos colectivos del fondo, hoteles y restaurantes, agentes libres, operadores de tours y guardianes del ambiente le dieron un giro a las cosas y Puerto Vallarta empezó a ganarse una posición entre los destinos playeros de clase mundial.

A diferencia de Cancún, Ixtapa o Huatulco, Puerto Vallarta es, de algún modo, un destino accidental. Nadie se propuso poner al pueblo en el mapa turístico, por lo menos no en los primeros años. Pero hoy los primitivos encantos de antaño han sido sustituidos con inversiones de millones de dólares y una feroz competencia. El mundo se está encogiendo, y viajar a lugares alguna vez inaccesibles por las distancias, es ahora una práctica común.

Aun cuando Puerto Vallarta es hoy comparado con Bali, Nueva Zelanda o Ibiza, todavía mantiene su propia identidad. La belleza natural de Bahía de Banderas, con sus aguas profundas (calurosas o refrescantes dependiendo de la estación), mantiene una biodiversidad inmensamente rica.

Pueden admirarse lagunas y pájaros durante todo año, mientras que las ballenas y delfines juguetean en la bahía durante algunos meses al año. Hay pescado para cocinarse en ceviche o asado en parrillas; el Pez Vela es digno de torneos internacionales y los peces de vívidos colores pueden ser admirados buceando bajo de la superficie del agua de la bahía.

En las colinas, el bosque tropical da la bienvenida a motociclistas, jinetes a caballo y ciclistas montañeses. Cruzando los arroyos y refrescándose en fosas formadas por sus cascadas, los exploradores aprenden a distinguir las higueras de las parotas y amapas.

Durante los meses de verano, en las playas, por la noche, las tortugas marinas ponen sus huevos. La Bahía de Banderas es definitivamente una maravilla y un fuerte atractivo para el turismo.

Jungla espesa tropical

Jungla espesa tropical

Estos recursos le han ganado a la Bahía Banderas una membresía en el Club des Baies Plus Belles de Monde (El Club de las Bahías más Bonitas del Mundo) entidad que tiene como objetivo principal la promoción de las bahías excepcionalmente dotadas del mundo. Las personas poco a poco han notado el enorme valor de su paraíso circundante y han emprendido los esfuerzos para conservarlo intacto.

Uno de estos esfuerzos es el sistema del alcantarillado regional y planta de tratamiento, la cual trata biológicamente los desperdicios del alcantarillado de modo que puedan ser eliminados como agua tratada, sin el temor de contaminar.

Altas y elegantes, las palmeras nunca se doblan demasiado en Puerto Vallarta. Aunque los vientos pueden soplar, casi nunca alcanzan la furia de un huracán. La situación geográfica de la bahía la protege de las tormentas que causan devastación en otros destinos tropicales. En conjunto, nuestro clima tiene que estar entre los mejores del mundo, sobre todo durante el invierno, cuando los días son asoleados y las noches son frescas.

En el centro de la ciudad, los cables aéreos se están cambiando a cableado subterraneo, para el deleite de fotógrafos y caminantes, que ahora podrán disfrutar la arquitectura de Puerto Vallarta de paredes blancas interrumpidas sólo por macetas de flores que rebozan de bugambilias, geranios, hibiscos, copas de oro y los espléndidos helechos. Las calles de la ciudad siempre se han pavimentado con empedrado, pero ahora, se han fijado las piedras del río en el concreto para crear una superficie más lisa y durable.

Afortunadamente el agua es abundante en la zona, y ahora, gracias a un nuevo pozo radial en el Río de Ameca, la fuente se ha duplicado, lo que también le permite al destino continuar su crecimiento sin preocupaciones por el vital recurso.

Las cosas han cambiado desde que el primer avión aterrizó aquí en 1931. Hoy la ciudad tiene hoteles que van desde las pequeñas y baratas posadas, a los magníficos hoteles de lujo. Importantes compañías de aerolíneas nacionales e internacionales proporcionan servicios que conectan a Vallarta con las principales ciudades de E.U.A. y Europa. Cruceros de lujo atracan aquí diariamente y una buena carretera conecta el pueblo con Tepic, Guadalajara y el resto del país.

PV ofrece una multitud de actividades y lugares para ver, pero también hay viajes disponibles de dos o tres días a las cercanías. Estas partidas son para aquellos que frecuentan Puerto Vallarta o que quizás viven aquí todo el tiempo y están buscando algo nuevo. Usted puede viajar en automóvil, bus, barco o avión, y los alojamientos pueden ir desde las pequeñas posadas de campo a las lujosas villas a lo largo de la costa, algo para todos los presupuestos.

Alrededor de PV, a sólo minutos del centro de la ciudad, hay áreas de gran belleza natural, a las que se llega fácilmente, son ideales para una excursión de un día o un picnic. Algunas hasta tienen sus propios hoteles, donde el visitante puede "alejarse de todo" durante unos días. Algunos de los puntos favoritos son Bucerías, Mismaloya, Quimixto y Yelapa. A la mayoría de éstos se llega por mar, en barco o taxi acuático.

Costa Sur

Costa Sur

El mercado de bienes raíces continúa creciendo en cuanto a valor y extensión. Los agentes de bienes raíces ahora comprenden que tienen que estar enterados de lo que está pasando con las bienes raíces de las propiedades como Boca de Tomatlán y San Pancho. Ya no es sólo Puerto Vallarta.

Para ir de compras y pasear, el centro de Puerto Vallarta no puede ser igualado. Tiene lo que debe ser el mejor el paseo (el Malecón) en todo México, rodeado de restaurantes, clubes nocturnos y buenas tiendas.

Hay también un mercado de arte al aire libre. En el centro es donde se encuentran muchos de los hitos de Vallarta, como la Iglesia de Guadalupe, la escultura del muchacho sobre el hipocampo y el teatro al aire libre Los Arcos.

Muy cerca del centro de centro corre el Río de Cuale. En el medio del río está la Isla Río Cuale, una isla pintoresca con varias tiendas y restaurantes dispersas sobre ella. Este es un gran lugar para tomarse un descanso después de un día ocupado, para ir de compras y ver paisajes.

El área entre Marina Vallarta y el centro de la ciudad es donde se encuentran la mayoría de los hoteles y varios centros comerciales con más de 100 tiendas que también ofrecen todo, desde los recuerdos tradicionales, a las boutiques de moda y modernas tiendas de comestibles al igual que restaurantes y cafeterías.

Marina Vallarta es uno de los puertos deportivos más sofisticado de México y uno de los más populares. Incluye un campo de golf de 18 hoyos, una marina de 450 accesos, un parque acuático, muchos hoteles 5 estrellas y Gran Turismo. A lo largo de la Marina, hay numerosas tiendas, boutiques, galerías, cafés y restaurantes.

Al sur de Puerto Vallarta se ubican algunas de las áreas residenciales más prestigiosas, con casas que poseen una arquitectura espectacular, anidadas en la selva, con las fabulosas vistas de la ciudad y la bahía. Aquí es donde las montañas de la Sierra Madre se encuentran con las orillas de Bahía de Banderas, creando un ambiente de bonitas playas con un rico telón selvático de fondo.

Puerto Vallarta elimina tu estrés

Puerto Vallarta elimina tu estrés

El Gobierno Federal, junto con los gobiernos estatales de Jalisco y Nayarit, así como algunas empresas privadas internacionales, han empezado un importante programa para el desarrollo del turismo en toda el área de Bahía de Banderas.

Vallarta es el lugar ideal para cualquiera que le gusten los deportes acuáticos. Aquí uno puede bucear, esquiar, hacer pesca de alta mar, hacer windsurf o incluso explorar el excitante paraíso.

Entre los desarrollos más recientes está la construcción de varios malls (plazas) en la zona hotelera, que incluyen Plaza Galerias, Plaza Peninsula y Macroplaza. En el año 2009 se inaugura el Centro Internacional de Convenciones en Puerto Vallarta en Estero El Salado. En el pueblo mismo se remodela el malecón, obra que se inicia en Mayo del 2011 y se termina e inaugura en Noviembre del 2011. En la zona romántica se remozan calles y banquetas y se reconstruye el muelle de Playa Los Muertos, obra que se inaugura en Enero del 2013.

Uno de los eventos anuales más importantes en la ciudad es el Torneo de Internacional del Pez Vela, realizado durante la primera semana de noviembre. Participan fervientes pescadores de México, E.U.A. y otros países. Vallarta también es sitio importante de convenciones y reuniones de negocios de las empresas más grandes.

Hoy, Puerto Vallarta ocupa una posición importante entre el resto de los sitios turísticos internacionales mundiales y es realmente el lugar "donde México cobra vida". Venga a comprobarlo usted mismo, lo esperamos con los brazos abiertos.

Más:

space

Más:

10 paseos favoritos

10 tours favoritos

El Malecón

Las Playas de la Bahía

Qué hacer en la ciudad


Inicio | Nosotros | Privacidad | Términos y Condiciones | Mapa Sitio | Contáctanos | Publicidad

© 1999-2014. Puerto Vallarta Vacations

Escribe a PuertoVallarta.net

Escribe a puertovallarta.net

Diseño Webmaster: Mogens Gallardo